Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
En cuestiones de seguridad siempre es necesario mantenerse atentos a nuestros productos que nos ofrecen seguridad, tal es el caso, de las puertas y ventanas, las cuales se encargan siempre del resguardo del exterior. Existe un aspecto muy importante en cuanto a las mismas, que son las bisagras, para ello, debes entender en un principio cual es la finalidad de estas.
Las bisagras vienen diseñadas para servir de punto de apoyo entre las puertas y las ventanas con sus respectivos marcos, manteniéndolas así lo suficientemente ajustadas para evitar el ingreso cuando están cerradas, y para facilitar el abrir y rodar de las mismas.
Sin embargo las bisagras cuando comienzan a resentirse pueden llegar a presentar una serie de problemas, como por ejemplo:
Cuando estas comienzan a resecarse, las puertas o ventanas comienzan a sonar, por lo general emiten un sonido similar a un chirrido, este es solo un signo indicativo de lo problemático que te sigue; pues cuando las bisagras se resecan las mismas llegan a trabar las puertas al punto tal de impedir que las mismas puedan abrir de forma correcta.
Cuando las cerraduras, comienzan a deslizarse es decir, que estas empiezan a despejarse del marco, es producto de que los tornillos han comenzado a desgastarse y por ende ya no pueden sostener estas como antes.
También acontece que las cerraduras pueden despejarse de la puerta o de la ventana, esto significa dos cosas solamente y es que, aquellas han sido forzadas o bien que el uso constante y con excesiva fuerza las ha desgastado.
Ante todas estas circunstancias es momento de considerar el cambio oportuno de las bisagras, recuerda que tu prioridad siempre debe ser la seguridad de tus propiedades y de tus bienes.
Cambio de bisagras de forma sencilla.
Lo primero que debes considerar es tener a la mano las herramientas necesarias para el cambio de las bisagras, es decir, que para ello necesitarás, un destornillador, martillo, navaja y guantes en el caso que desees proteger la piel de tu mano; si esta es delicada de modo tal que así evitaras daños sobre la misma.
Ahora bien recuerda que también para realizar estos cambios, es probable que necesites la colaboración de una persona que te sostenga la ventana o bien la puerta para que puedas laborar con mayor comodidad.
Para que todo te resulte más sencillo, es necesario que retires primero la bisagra de la parte del marco, recuerda que alguien debe colaborarte sosteniendo la puerta u hoja de la ventana, ahora con la misma colaboración vas a retirar las bisagras de la puerta y de la ventana si es el caso.
Procede a observar los agujeros en el marco, aséalos con un paño suave y con suficiente detergente con la finalidad de que puedas remover cualquier sedimento, el mismo procedimiento debes llevar a cabo con los agujeros de la puerta y de la ventana.
En el caso que estés trabajando con metal, considera pasarle una liga de modo tal que puedas así retirar toda clase de óxido que se encuentre o bien sedimento incrustado.
En caso contrario de que sea madera, considera pasarle un liga suavemente para que puedas retirar cualquier arista o bien sucio almacenado.
Procede a colocar la bisagra sobre la puerta o madera, tratando de colocar muy bien los tornillos y de asegurarte que estas no queden ladeadas por ningún motivo.
Ahora, procede a colocar las bisagras en el marco, procura ir ajustándolas de forma ascendente, es decir, comienza por la bisagra inferior luego continua con la bisagra intermedia hasta llegar a la superior esto te facilitará enormemente el trabajo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestrapolítica de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies