Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
El estrés diario nos hace cometer errores que perjudican el rendimiento de nuestro tiempo, uno de estos errores es la perdida de llaves de candados, muchas veces no disponemos de tiempo ni de dinero para buscar y contratar un buen cerrajero que abra el candado sin dañar tan apreciada pieza, por suerte existen soluciones muy prácticas y sencillas de cómo solucionar dichos problemas. A continuación te traemos dos formas de abrir un candado.
La T de aluminio
¿Qué necesitas?
Una lata de refresco o de cualquier otra bebida
Una tenaza
Una tijera
Un alicate
Paso 1
Lo primero es cortar la lata, preferiblemente de arriba hacia abajo, esto hará que nuestra pieza de cerrajería tenga más resistencia y sea maleable para lo que queremos, con las tenazas hacemos una abertura en la parte superior de la lata, los suficiente para que la tijera entre, luego con la tijera cortamos la lata de manera vertical de tal forma que quede una lámina completamente abierta.
Paso 2
Corta los extremos tanto de arriba como de abajo para que así sea más fácil manipular la lámina y sea más rápido y sencillo el procedimiento; de manera igualmente vertical cortarás de la lámina un pedazo en forma de T de aproximadamente 1 centímetro de ancho y 3 de alto.
Paso 3
En la parte donde se encuentra el seguro del candado, es decir, la parte donde cierra; cuidadosamente introduce la T utilizando la parte de arriba como palanca y con un alicate empuja hacia abajo hasta escuchar el clic y listo tu candado estará abierto y seguirá funcionando una vez que encuentres la llave o saques la copia.

2do método, la ganzúa.
Generalmente desconocemos mucho acerca de cerraduras y candados lo mucho que podemos saber es que necesitamos una llave para abrirla y es todo, si se llegara a perder esa llave, resulta una situación bastante estresante, pero lo que no sabemos es que este puede ser abierto con tan solo dos cosas:
3 clics de papel.
Un alicate
Lo primero que debes fabricar es la llave de tensión; toma dos clics y estíralos completamente, simultáneamente dóblalos por la mitad en partes totalmente iguales, con un alicate dobla la parte curva y haz una forma de L de tal manera que puedas meter la parte más corta dentro del candado y la parte larga funcione como palanca.
Luego el tercer clic debes igualmente estirarlo completamente en uno de los extremos haz una pequeña curva, esto para que cada perno sea pulsado por dicha curvatura.
Introduce la parte corta de la llave de tensión en la parte lisa de la cerradura del candado y utilizando como palanca la parte larga has presión hacia la dirección que abre el candado con su llave original.
Con el clic ya estirado empieza a pulsar los pernos, (los pernos son los ganchos de seguridad que hacen que el candado cierre y abra, es por ello que la llave tiene dientes) lentamente y uno por uno empieza a ubicar los pernos en caso de que no los encuentres rápidamente repite el procedimiento hasta que empiecen hacer clic desde el primero hasta el último hasta que el candado ceda y habrá completamente.
Consejo general.
En caso de que utilices el método de la T de aluminio debes usar equipo de seguridad, lentes para evitar partículas que puedan desprenderse bruscamente de la lata, guantes para evitar heridas por cortes en las manos ya que la lata es filosa una vez que sea cortada, recuerda que la seguridad es primero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestrapolítica de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies